Montpensier

Año 1848. Cuando Luis Felipe I tiene que huir al proclamarse la República de Francia, Antonio de Orleans se escabulló por el palacio de las Tullerías de París para exiliarse en Inglaterra y, posteriormente, en Sevilla. Tanto él como su esposa María Luisa Fernanda, duques de Montpensier, se instalan a vivir en el Palacio de San Telmo. Comienza así una revolución en las costumbres de la ciudad. Los duques se muestran continuamente en la vida cotidiana, convirtiéndose en referentes para la sociedad sevillana. Ese glamour del que se vistió la ciudad hizo que Sevilla empezara a explotar su componente turístico.

Los Montpensier dejaron multitud de huellas, no sólo en las costumbres, sino en el urbanismo y el arte. Como mecenas, los duques legaron a la ciudad multitud de cuadros de los mejores pintores. En cuanto a la arquitectura, participaron en la restauración de numerosas iglesias y monumentos; así como fueron los impulsores del gran pulmón verde de la ciudad, el parque de María Luisa, o de edificios tan caracterísicos como el Costurero de la Reina.

El recuerdo que a mi memoria viene al oir el nombre de Montpensier, es el de un café maravilloso en el Parque de María Luisa que construyó y regentó Jesús Quintero, o el Loco de la Colina.  Era un café redondo de cristaleras en cuyo centro había un café-teatro en que se podía disfrutar de obras teatrales.  Era espectacular.  Toda la intelectualidad sevillana se daba cita allí.  Lamentablemente no duró pero en mi recuerdo sigue muy vivo.  Y es por ello que le he dado su nombre a mi última creación.

Montpensier

El bolso “Montpensier” tiene un precio de 20€.

Xisca firmaSi queréis llevaros a casa alguna de las creaciones de esta colección, podéis poneros en contacto conmigo o bien a través del blog o bien mandando un correo a enlaisladexisca@yahoo.com